30.9.13

El mar no sabe que es mar


Me parecía que con cada cerveza aparecía un nuevo piercing en su cara. Una historia mas de animé que de otra cosa. Uno más lindo que el otro, sus ojos, digo. Un cabello un poco naranja, del estilo "puedo recorrer la galaxia cerca tuyo". Algo así parece salido de contexto pero la tormenta de Santa Rosa sabe hacer lo suyo, y, cuando nos metió en el mar, ya cruzábamos avenida Santa Fe. Y dicen por ahí que, el mar no sabe que es mar, ni que lo amas. Y yo no sé por qué, pero me parece que vos no sabés que sos las ventanas de la ciudad. Ni que acá viene faltando el sol.