8.9.13

Acá y Acullá


Y comíamos fideos dentro de un taxi en Londres, 
para llegar más temprano a la fiesta.

Y nos asegurábamos de que no haya policía 
cerca de la villa de detrás de casa
para poder aspirar
el kerosene
de la tarde.

¿Quién hubiera dicho que lo lograríamos?