6.1.13

de los lunes de Lorca y las noches de pájaros


Me estaba hablando de recuerdos y de dolor, y lo contaba entre tantas sensaciones que sus ojos se habían llenado de lluvia.  No se por qué no pude entender si se iba a largar a llorar de tristeza o de pasión.
Al rato, terminó su vaso cristal lleno de líquido marrón, se levantó y fue al baño y ya nunca más la vi.
-Imagínate que si es horrible imaginarte lejana, más horrible es no imaginarte.
Había un corazón entre sus tetas y una luna almíbar entre sus ojos. Y le pregunto, me pregunto, la suspiro, me hago un mundo.
A veces todavía creo en las historias de película.
Error
A bailar, fuimos hechos para huir. No soy una extraña, conozco tus labios y tu orgullo.
Sécate los días, las horas, y caminemos de la mano, por Corrientes, que seguro tiene algo para contarnos.
Creo que pronto voy a presagiar qué estación te identifica. 
Y seguro ya no va a servir para nada.